Grand Velas, una experiencia a los sentidos

BY YVES MORELOS PINEDA REVELES


Con la calidad de sus servicios y el bienestar convertido en lujo de sus instalaciones, Grand Velas Riviera Maya se esmera por brindarte una experiencia a los sentidos. Este resort no tiene competencia, compite consigo mismo por elevar su calidad y atención del servicio, trabaja día a día en los detalles para superarse y hacer una mejor versión de sí.

Un día de experiencia de lujo

Tras el gran pórtico de Grand Velas Riviera Maya hay un mundo de experiencias por descubrir


Con su imponente arquitectura minimalista, Grand Velas impacta a la mirada con su pórtico de la entrada. En su interior, descubres una arquitectura bastante equilibrada entre el lujo y la naturaleza. A esto hay que añadirle la apuesta del resort por la atención a los detalles.

Conformada por tres ambientes con personalidad propia, este resort halaga todos los sentidos, y en sus aromas se descubre el buen gusto y la elegancia. Grand Zen con notas de hierbas, hojas verdes, toques frutales, florales y miel. Ambassador deleita con un aroma cítrico que conjuga limón, bergamota, mandarina y naranja, entre otros. Grand Class apuesta por una fragancia cítrica frutal y floral.

Así inicia mi experiencia en Grand Velas Riviera Maya. A mi llegada al lobby de Ambassador, descubro la calidez de la atención del personal y el aroma agradable que se identifica en todas las áreas. El concierge me muestra la habitación que descubro cómoda en sus instalaciones y halagadora en los detalles: hay vino blanco, rojo y mezcal de la casa elaborado en Oaxaca. ¡Qué gran detalle!

Ambassador dispone de suites con jacuzzi y vista al jardín, su aroma a cítricos le da frescura al ambiente.


Un breve recorrido por Ambassador revela que sus instalaciones y servicios hacen de este ambiente algo familiar, con entretenimiento para los niños, jóvenes y hasta los adultos, donde las piscinas infinito con vista al mar son un referente de relajación.

Gracias al servicio de transporte dentro de Grand Velas Riviera Maya, trasladarse a los demás ambientes no es impedimento. Otro detalle es que los huéspedes pueden disfrutar de todas las demás áreas, sin importar el ambiente en el que hayan elegido hospedarse.

Así, descubro que Grand Class es la experiencia de lujo, con suites privadas cuidadas a detalle. En Grand Zen la experiencia se torna sensorial, al estar rodeado por la selva que resguarda un cenote, y las demás áreas de servicio diseñadas para convivir con la naturaleza.

En el ambiente Zen sientes cómo la naturaleza te rodea, creando armonía y bienestar en tu persona.


Dentro de este concepto, el resort dispone de actividades que buscan fomentar el cuidado al medio ambiente y las tradiciones de la región entre los huéspedes. Una de ellas es Eco tour, una experiencia ancestral maya y de naturaleza.


Conexión maya y con la naturaleza

Con una explicación sobre la leyenda maya de los árboles Chechén y Chaká, este recorrido se realiza por la selva de Grand Zen. Maravilla el cenote natural que fue reconstruido y conservado como escenario del ritual realizado en lengua maya por un chamán. Durante este ritual, los sonidos de la naturaleza y la ambientación te envuelven en esta experiencia mística.

Con un cenote como escenario, y con palabras mayas de un chamán, la experiencia Eco tour envuelve todos tus sentidos.


Al internarse en la selva, se dimensiona la gran cantidad de hectáreas que Grand Velas ha destinado para la conservación del manglar, donde existe la oportunidad de plantar un árbol, un acto por minimizar nuestro impacto ecológico. ¡Felicidades por esta iniciativa!

Contribuye a minimizar la huella de carbón y planta un árbol como parte de la experiencia que Grand Velas tiene para ti.


A estas alturas, la hora del almuerzo se hace imprescindible. Tras un recorrido por la variedad de restaurantes que ofrece Grand Velas, descubro especialidades mexicanas en Frida, italianas en Lucca, francesa en Piaf, asiáticas en Sen Lin y Cocina de Autor, todos con servicio por la noche. Además de las opciones todo el día: Azul, Bistro y Chaká.


Azul, una experiencia infinita como el mar

Desde el momento en el que entras a este restaurante descubres el porqué de su nombre: la vista de este restaurante internacional tipo buffet da hacia las costas del mar Caribe.

Disfruta de una vista sin igual y de los mejores platillos de especialidad internacional en el restaurante Azul.


La sensación de disfrutar de variados platillos elaborados con los mejores ingredientes, contemplando la inmensidad del mar es indescriptible. ¡Excelente experiencia!

Regreso a la habitación con la intención de descansar y recuperar energías para las demás actividades: una visita al spa y una cena degustación en el emblemático Piaf. En esta ocasión, llama mi atención la comodidad de la cama, que cuenta con variedad de almohadas que te invitan a relajarte.

La piscina infinito es una invitación al descanso y la relajación, con un servicio de primera por parte de la familia Grand Velas.


Recuperadas las energías, tener a poca distancia la piscina es una gran tentación. El servicio una vez más se hace presente, el personal cuida los detalles: hacen cómoda tu estancia en los camastros, se aseguran que siempre estés hidratado con la variedad de bebidas y por si se te antoja, también hay menú de comidas. Ahora sólo a disfrutar del momento, me dispongo a leer el último libro recomendado antes de mi sesión de spa.

Un santuario de relajación